¿Ubi sunt mis padres?

Libros: Los Modlin

Lo más impactante de la muerte de mis padres fue su desaparición. En un momento estaban y, al poco, ya no. En el caso de mi padre, fue muy rápido. Cosa de veinte minutos, porque se atragantó y ahogó. Mi madre se puso muy enferma y durante mes y medio estuvo en el borde varias veces, hasta que, finalmente, murió.

Puede parecer una obviedad, pero la desaparición es la esencia traumática de la muerte. Al menos para mí, que no tengo fe en el más allá, a donde se habrán trasladado, o en la reencarnación, por cuya dinámica deben de estar ahora en otro cuerpo, olvidados de que soy su hijo.

Los poetas cortesanos medievales, que actualmente estoy explicando a mis alumnos, llamaban a esto (por herencia de los clásicos) ubi sunt?, una pregunta retórica para aludir al hecho de que aquellos que fueron grandes en vida, respetables y poderosos, ya no son nada. Los poetas medievales sí creían en el más allá, de modo que más que interrogarse por dónde están, se plantean que ya no son lo que eran. Que todo lo admirable de su existencia terrena se esfumó: una lección de humildad para quienes los sobrevivieron.

La ausencia de mis padres me sobrecoge a veces con una fuerza que me deja trémulo y desorientado. En tales momentos su ausencia es casi una presencia al revés, como la marca que deja un cuadro cuando lo descolgamos de la pared tras mucho tiempo.


6 responses to “¿Ubi sunt mis padres?

  • sherezade40

    Lo siento mucho. Un abrazo desde México

  • Ibeth Guzmán

    Aprecié mucho esa imagen de presencia al revés. Pienso que describe exactamente la ausencia.

  • CLB

    lo siento, amigo.

  • CLB

    te ofrezco un poema de Maggie Smith que se llama “Good Bones” que toca el tema de lo que hacen los padres por los ninos cuando son pequenos.

    Life is short, though I keep this from my children.
    Life is short, and I’ve shortened mine
    in a thousand delicious, ill-advised ways,
    a thousand deliciously ill-advised ways
    I’ll keep from my children. The world is at least
    fifty percent terrible, and that’s a conservative
    estimate, though I keep this from my children.
    For every bird there is a stone thrown at a bird.
    For every loved child, a child broken, bagged,
    sunk in a lake. Life is short and the world
    is at least half terrible, and for every kind
    stranger, there is one who would break you,
    though I keep this from my children. I am trying
    to sell them the world. Any decent realtor,
    walking you through a real shithole, chirps on
    about good bones: This place could be beautiful,
    right? You could make this place beautiful.

Responder a gonzalomartindemarcos Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: