Dios y su mujer

46893543_23845862

Hay un momento en que el monstruo de Frankenstein le pide a su creador algo que éste se niega a conceder: una compañera. Otra criatura de sexo femenino con quien compartir su soledad, pues ha descartado todo contacto con los humanos, que lo repudian y maltratan. Acosado por intensos dilemas, el científico se niega. No quiere dar al mundo otra aberración. Aquello desata la cólera sangrienta del monstruo.

En Paraíso perdido de John Milton, Adán conversa con el Creador y le hace la misma petición. Con enorme astucia dialéctica y humildad, dice:

Que no hay conmigo quien comparta? Solo,

¿Qué ventura tengo, quién disfruta en soledad

O disfrutando todo, qué contento tiene?

El Creador, omnisciente y previsor, no se extraña de su petición, y finalmente le concede a Eva, para desgracia de la humanidad, pero hay algo que me sorprende aún más y es la forma tan sutil como se suscita la idea de una compañera de Dios. Dice Adán:

Tú en tu misterio, aunque estés en soledad,

tienes en ti mismo insuperable compañía

y no buscas otra relación.

Sólo en tan heretodoxa y audaz obra puede leerse de esta forma entre líneas, bajo la capa translúcida del debate sobre la soledad de Dios, ya en sí mismo atrevido. Zeus tenía a Hera, pero al dios judeocristiano dicen bastarle las critaturas bajo su poder.

Anuncios

2 responses to “Dios y su mujer

  • juanratorres

    A tu cristalino comentario, Gonzalo, me gustaría añadir un apunte que considero de trascendencia no menor. Me refiero al “dios judeocristiano”. La expulsión de los cristianos de la ortodoxia judía en los albores del cristianismo, ilustra la diferencia en la concepción de la divinidad para la religión judía y para la cristiana. En esta última solo es posible creer en Dios comunidad, el Padre -el insondable Dios percibido por los judíos- es fecundo en su Palabra sin la cual nada de lo que existe tiene consistencia, y el amor mutuo entre ambos es el mismo Dios -como no podía ser de otro modo- al que llamamos Espíritu Santo. Para los creyentes en Jesús, la salvación está en la participación, como hijos-hermanos de la realidad comunitaria de Dios.
    Para el Dios cristiano la relación con las criaturas está vertebrada en el don, no en la reciprocidad.

  • gonzalomartindemarcos

    Gracias por tu interesante comentario. Hay sustanciales diferencias, por lo que veo, en esos aspectos. Grosso modo quise establecer la diferencia con las culturas primitivas politeistas cuyos dioses podían tener familias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: